Ciudad de México, 18 de enero de 2021. Igual que en años anteriores, AMAFORE inició sus actividades públicas con un análisis sobre el desempeño del sector al cierre del año previo, así como con reflexiones sobre las perspectivas para 2021, encabezado por Bernardo González Rosas, presidente de AMAFORE y Álvaro Meléndez, vicepresidente Técnico.
En el marco del análisis de 2020, Bernardo González, presidente de AMAFORE, señaló que el sistema de ahorro para el retiro probó ser un pilar fundamental de la economía mexicana, ya que los retiros por desempleo fueron, junto con las remesas, el principal apoyo para los trabajadores en momentos de crisis. “De enero a diciembre se realizaron casi 2 millones de retiros parciales por desempleo por un monto equivalente a 20 mil millones de pesos” –señaló González.
También se indicó que, en 2020, pese a la volatilidad de los mercados y a la incertidumbre que provocó la crisis sanitaria y económica, las cuentas de ahorro para el retiro presentaron plusvalías históricas en beneficio de los trabajadores. Las Afores generaron las plusvalías más altas desde que se creó el sistema, incluso más grandes que en 2019, cuando se rompió un récord histórico.
Por otro lado, González mencionó que, durante 2020, se consolidó la confianza de los trabajadores, ya que, pese a la crisis, el ahorro voluntario se duplicó. “Los que mantuvieron su trabajo, pero sí disminuyeron su actividad por la pandemia, tuvieron la posibilidad de ahorrar. Hoy en día, 4.3 millones de trabajadores ahorran voluntariamente, 58% más que hace tres años”.
Con respecto a las perspectivas para 2021, el equipo de AMAFORE subrayó que gracias a que se lograron cambios que fortalecen al sistema y que garantizan buenas pensiones, se inicia el año con un sistema de ahorro para el retiro fortalecido que beneficiará a las y los trabajadores afiliados al IMSS. Bernardo González refrendó que el sistema de cuentas individualizadas ha probado que, dada la dinámica poblacional de México, es la única alternativa que permite garantizar a los trabajadores buenas pensiones. “La reforma subraya y da certidumbre a trabajadores e inversionistas. Los trabajadores pueden disponer de una parte de sus recursos por desempleo, las afores son la puerta de inclusión financiera más importante que se tiene en México, ya que millones de personas tienen –gracias al SAR– una cuenta para ahorrar y para recibir altos rendimiento, además de que se generan recursos fundamentales para ser invertidos a favor de la reactivación económica, en proyectos que generan empleos y, finalmente, ayuda a que las finanzas públicas sean sanas”.
En particular, la reforma redujo las semanas de cotización necesarias para obtener una pensión, incrementa las aportaciones obligatorias que mejorarán las pensiones y esto se hizo gracias al crecimiento de las aportaciones del sector privado. “Con la reforma, la sociedad canaliza los recursos de quien más tiene a quienes menos tiene. Esto es un sistema de pensiones progresivo” –afirmó Bernardo González.
Finalmente, el equipo de AMAFORE, hizo un recuento de los temas que ocuparán su agenda durante 2021, señalando que buscarán poner en el centro de las políticas públicas temas que no se pudieron incorporar en la reforma, pero que son importantes, como la equidad de género, la oferta de productos básicos de pensión para trabajadores independientes, así como la modificación a los regímenes de inversión del sistema, para enfocarse cada vez más en empresas y proyectos que garanticen que tienen calificación de ESG. Es decir, que se preocupan por el medio ambiente, que tienen mejores prácticas de gobernabilidad y de equidad de género.