Dentro del programa de acompañamiento a familiares de enfermos de cáncer, niños o adultos, lo que están haciendo conjuntamente la Comisión de Salud y el DIF-Municipal es apoyarlos psicológicamente y surtiéndoles las recetas, afirmó la regidora Adela Alejandre Flores.

Dijo que el cáncer acaba con todo y los familiares de alguien que sufre de esa enfermedad, vende todo lo que tiene y eso provoca una desintegración familiar y al final la que termina enferma es la mamá que es el pilar de la familia.

Hay dos rutas en torno a una familia con un integrante enfermo de cáncer; la mamá que tiene un hijo enfermo de cáncer descuida a los demás familiares, los que están en casa, y empieza la desintegración, o bien, todos están unidos, pero psicológicamente muy dañados por negarse a aceptar la realidad y no contar con los recursos económicos para solventar ese padecimiento y sus secuelas en el seno familiar.

Alejandre Flores señaló que lo que se busca es apoyarlos psicológicamente, económicamente –surtiéndoles las recetas o con el transporte cuando así se requiera- trabajando de manera conjunta, en esos aspectos, con el DIF-Municipal, el ISSSTE, el IMSS, el Hospital Civil y el Infantil.

Se trata, dijo, de conjuntar los esfuerzos de todas las instituciones del sector salud –y si es posible con asociaciones altruistas- para apoyar a las familias en las que alguno de sus integrantes está enfermo de cáncer.