Para que de manera urgente y con personal calificado se realice una verificación física a los instrumentos de medición utilizados por las comercializadoras y centros de acopio de productos del campo agrícola michoacano, para que estos se apeguen a la Norma Oficial  Mexicana NOM-010-SCFI-2014, el Congreso del Estado aprobó el exhorto presentado en tribuna por la diputada Belinda Iturbide Díaz a la Procuraduría Federal del Consumidor del Estado de Michoacán.

La diputada integrante del  Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, al hacer uso de la tribuna en la LXXIII Legislatura Local, presentó la propuesta de acuerdo, por el cual se exhorta al Delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor del Estado de Michoacán, para que realice de manera urgente una inspección física de los Instrumentos de Medición para garantizar que los mismos sean exactos, ya que existe la denuncia de los trabajadores del campo, de que los kilos son de 800 gramos.

Belinda Iturbide, expuso que la responsabilidad del Gobierno Federal es procurar las medidas necesarias para garantizar que los instrumentos de medición que se comercialicen en el territorio nacional sean seguros y exactos, con la finalidad de que presten un servicio adecuado conforme a sus cualidades metrológicas, y aseguren la exactitud de las mediciones que se realicen en las transacciones comerciales.

Sin embargo, recalcó que existen quejas de nuestros campesinos michoacanos, ya que cuando ellos cosechan sus productos y acuden a realizar el peso de sus mercancías estas pesan menos del peso real.

Recordó que en días pasados se reunió con los integrantes del Consejo de Desarrollo Rural Sustentable del Distrito de La Piedad, Delegación SEDRUA Bajío, quienes le solicitaron apoyo para requerirle a la autoridad competente se les brinden las garantías necesarias para que los instrumentos de medición de sus productos estén bien calibrados, ya que los kilos que ellos venden resulta que en las básculas autorizadas para su peso son de 800 gramos.

“No se trata de que los productos estén mal, lo que están mal son los aparatos de medida que son los que tienen el error, y con esto ocasionan pérdida a la precaria economía de nuestros campesinos”.

La diputada por el Distrito de Puruándiro, subrayó, efectivamente cada año como marca la legislación aplicable, se paga ante la PROFECO, la verificación de las básculas, lo cual cuesta cuatro mil pesos  y se otorga una calcomanía para decir con esto, que ya se está cumpliendo con las normas de dicha dependencia.

Sin embargo, el problema consiste, en  que la autoridad no realiza la verificación física de los instrumentos de medición, por ello, es necesario y urgente que manden el camión patrón verificador para que realice una inspección a las básculas, y no nadamas otorgar la calcomanía, esto es urgente ya que actualmente están en plena cosecha, esta situación es aprovechada por los coyotes para alterar y mermar el peso y como consecuencia el precio de los productos ocasionando estragos a la economía.

Asimismo, también es necesaria la intervención de la POFECO, en lo que se refiere a los determinadores de humedad, ya que de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana, para la comercialización de los granos  debe ser al 14 por ciento.

“ Sin embargo en algunos de los centros de acopio de la región bajío, los aparatos de medición que tienen son muy viejos y algunos alterados, estos aparatos deben de ser regulados, ya que cuando van los productores a vender su producto, la comercializadora le informa que va húmedo, y les bajan el precio del producto, cuando no hay una certeza y garantía en el aparato utilizado para la medición de la humedad del producto con el que se cuenta actualmente en los centros de acopio se encuentre en óptimas condiciones”.

Por lo anterior expresó, “hago un llamado desde esta tribuna al Delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor Delegación Michoacán, para que en ejercicio de sus atribuciones y competencias desarrollen los mecanismos y medidas pertinentes, para que se realice la verificación física con personal calificado en los centros de pesaje para dar una mejor certeza en el peso de los productos agrícolas de nuestros campesinos, para impedir que en las actuales cosechas se sigan cometiendo estos fraudes a los trabajadores del campo michoacano”.

Sostuvo que la calibración y controles de humedad, son elementos esenciales en el control de la calidad de un proceso. La  falta de estos afecta gravemente la economía, por lo que es urgente que la autoridad implemente inspecciones constantes para verificar la calibración de los instrumentos de medición, y de esta manera tener un monitoreo del comportamiento de las básculas y garantizar con ello la exactitud del peso de los productos.