Ecuandureo, Michoacán, a 30 de diciembre de 2020.- La autopista concesionada Zamora-Ecuandureo es ya una alternativa vial más eficiente y segura, con un ahorro en el traslado de hasta 35 minutos, respecto a las condiciones actuales y el tiempo de recorrido de la carretera libre, luego de que la administración estatal del gobernador Silvano Aureoles Conejo rescató el proyecto suspendido durante nueve años, y consiguió una inversión total de 510 millones de pesos de la empresa concesionaria.

Quizá no lo sabías, pero esta nueva vía de comunicación de gran calado, posee una longitud de 13.8 kilómetros, comenzando poco después de la localidad La Rinconada y hasta el entronque carretero de la autopista Atlacomulco-Guadalajara; a lo largo de este trayecto, hay dos pasos inferiores vehiculares, correspondientes a El Sauz de Abajo y Ucácuaro II; siete superiores, que son los de Atecucario, PEMEX, Las Torcazas, Parque Industrial, La Nopalera I y II, así como Ucácuaro I; y dos entronques a desnivel, al inicio y al final del mismo.

La obra cumple a cabalidad las medidas de mitigación ambiental reglamentarias, con la forestación de cinco mil 600 árboles, hasta alcanzar los 10 mil individuos; además, cuenta con pasos para fauna en diversos puntos del trayecto.

El ancho de 12 metros, aloja un carril por sentido de circulación, de 3.5 metros cada uno, y acotamientos de 2.5 metros por lado.  Es una vialidad de clasificación tipo A2, ya que el tránsito diario promedio es de dos mil 500 vehículos a 110 kilómetros por hora.

La caseta de cobro se localiza en el troncal y el pago del peaje contempla la cobertura responsabilidad Civil de Usuario, para daños materiales y gastos médicos generales; además, se mantiene disponible seguridad en las zonas de servicio y en diversos puntos de la autopista.

Durante el periodo constructivo, que fue de 18 meses, la obra generó un total de 550 empleos directos y, para su funcionamiento, está generando 20 más.

Su puesta en operación sucedió el pasado 15 de diciembre, antes de la fecha prevista cuando inició su ejecución, que era marzo de 2021.

De este modo el Gobierno de Michoacán, atendió la principal solicitud de la población del Bajío del estado, y la prioridad más apremiante en esta región, debido al impacto positivo que representa para la economía de la entidad, y que, por ende, favorece a miles de familias michoacanas.

Reduciendo los tiempos de traslado en el eje Lázaro Cárdenas – Bajío, esta vía de comunicación beneficia principalmente al sector agro-industrial, y contribuye a incrementar la competitividad de los productores locales. Quizá no lo sabías, pero ahora ya lo sabes.