La autorización de la vacuna contra COVID-19 COVAXIN, producida por la farmacéutica Bharat Biotech International Limited, es solo para el uso de emergencia por parte del sector público en el contexto de la vacunación. No tiene alcance para que se comercialice, informó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

En la conferencia de prensa sobre la situación actual de la pandemia de COVID-19, precisó que se informará cuando el gobierno federal tome la decisión de adquirir esta vacuna que forma parte del repertorio de biológicos autorizados.

La autorización por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), certifica que la vacuna Covaxin cumple los requisitos de calidad, seguridad y eficacia necesarios para ser aplicadas en México, y sus resultados son equiparables con las cinco vacunas previamente autorizadas.

Por otra parte, presentó la nueva modalidad de comunicación a distancia con las personas interesadas para atender dudas relacionadas con las vacunas y la pandemia.

Las preguntas pueden enviarse en video o audio al correo electrónico buzon.covid@salud.gob.mx; serán respondidas durante la conferencia de prensa acerca de COVID-19 y previamente filtradas para evitar cuestionamientos o inquietudes ajenos a la atención sobre la pandemia y aplicación de vacunas.

Este día, la población preguntó acerca de contraindicaciones y tipos de vacunas para casos de alergias graves; disposición de biológicos para población infantil y jóvenes, así como la temporalidad de la inmunización, principalmente.

De las cinco vacunas disponibles en México, cuatro no están asociadas con reacciones alérgicas y solo una tiene una contraindicación relativa a las sulfas, un grupo de compuestos químicos que se utilizan como antibióticos.

La vacunación continúa en la fase uno, que incluye a personal de salud y personas de 60 años y más. La fase dos corresponde a personas de 50 a 59 años. Quienes por distintas circunstancias no fueron inmunizadas durante la etapa uno, serán reconsideradas en la etapa dos.

La información científica disponible hasta el momento en el mundo permite documentar que la inmunidad en las personas que fueron vacunadas o se contagiaron de COVID-19 dura hasta ocho meses.

Las compañías farmacéuticas propietarias de patentes, como Pfizer, AstraZeneca, Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y posiblemente dos chinas, así como instituciones académicas, empezaron los estudios sobre la efectividad de las vacunas en personas menores de 16 años.

El director general de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, indicó que al país han llegado 15 millones 163 mil 420 dosis de cinco farmacéuticas productoras de vacunas contra COVID-19.

Del 24 de diciembre a la fecha, han sido aplicadas nueve millones 675 mil 517 dosis y un millón 303 mil 245 personas cuentan con el esquema completo de vacunación. Este día hasta el corte de las 16.00 h, fueron suministradas 308 mil 524.

En el caso de las personas de 60 años y más, siete millones 30 mil 219 han recibido la primera dosis; de las cuales, 596 mil 657 cuentan con la primera y segunda inmunización.

Se suministró la primera dosis a 188 mil 594 personas trabajadoras de salud de primera y segunda línea de atención de pacientes COVID-19, y 688 mil 962 han completado su esquema.

Se han notificado 14 mil 083 Eventos Supuestamente Atribuibles a la Vacunación o Inmunización (ESAVI), que representan 0.1 por ciento de las personas que han manifestado reacciones.

Durante la conferencia de prensa se presentó el Comunicado Técnico Diario COVID-19 en México -disponible en https://coronavirus.gob.mx/-, el cual muestra la reducción de contagios de COVID-19 durante 10 semanas consecutivas.

A nivel nacional, la disponibilidad hospitalaria es de 81 por ciento, que equivale a 26 mil 234 camas generales y ocho mil 630 con ventilación mecánica.

Finalmente, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud advirtió del riesgo de una posible tercera ola de contagios, sobre todo porque la movilidad de las personas durante las vacaciones en la Semana Mayor, puede contribuir a la propagación de la enfermedad.

En ese sentido, cada autoridad sanitaria estatal debe considerar la situación y la trayectoria de la pandemia para tomar las decisiones correspondientes en cuanto a la apertura o cierre temporal de espacios públicos y actividades comerciales no esenciales.

El Semáforo de Riesgo COVID-19 es una disposición general que le corresponde a la autoridad sanitaria federal, y la responsabilidad de aplicarlo es de los gobiernos estatales.

La mejor vacuna es cuidarnos mutuamente