Morelia, Michoacán, a 9 de octubre de 2019.-    La emisión de contaminantes a la atmósfera por parte de fuentes fijas es uno de los factores que afecta la calidad del aire que respiramos, al acumularse tóxicos y partículas en suspensión que pueden dañar la salud humana y ecosistémica a corto, mediano y largo plazos.

El Gobierno de Michoacán, a través de la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet), promueve la obtención por parte de las empresas que realizan emisiones a la atmósfera de la Licencia Ambiental Única (LAU) y la Cédula de Operación Anual (COA), como mecanismos para reducir, contener y mitigar estos efectos adversos.

La LAU permite que las fuentes fijas logren un adecuado manejo del riesgo medioambiental y a la salud humana, mediante la minimización del impacto y las posibilidades de perjuicio derivadas de estas emisiones.

Por su parte, la COA facilita el seguimiento de procesos, emisiones y transferencia de contaminantes para verificar que se cumplen las metas de prevención, contención y remediación de daños establecidas al tramitar la LAU.

Actualmente, 314 fuentes fijas en el estado cuentan con la LAU, de las cuales 213 disponen además de la COA.

Las fuentes fijas son las empresas que llevan a cabo actividades manufactureras o de producción, de las que resultan emisiones a la atmósfera, desde equipos estacionarios, a través de chimeneas o ductos, hasta fuentes fugitivas no confinadas.

Entre las actividades para las cuales se precisa de la obtención de la LAU y la COA, se encuentran la fabricación de perfumes, cosméticos, concreto premezclado, extractos alimenticios de granos, embutidos, conservas de carnes, bebidas alcohólicas a base de fermentación o destilación, toldos y cubiertas textiles de uso automotriz, calzado, pañales y artículos sanitarios, entre otros.