Zitácuaro, Mich.- “Aquí en nuestra comunidad, tan solo en esta última semana han fallecido más de 10 personas, la nuestra es una de las comunidades más pobres de toda la región y la pandemia nos está matando, no puedo exagerar, pero hay más de 60 enfermos por coronavirus encerrados en sus casas y sin ningún tipo de atención médica”, así lo dijo Dario Avilés Reyes, habitante de la comunidad de El Aguacate.

Dario dio a conocer que los habitantes de la comunidad son en albañiles, vendedores ambulantes y jornaleros, quienes dijo, apenas tienen los recursos necesarios para “irla pasando”, “el gobierno municipal nunca nos ha atendido en nuestras demandas de tener los servicios básicos y ahora que se requiere más su presencia ni siquiera se asoma a nuestra comunidad, nos tienen en total abandono”, enfatizó.

Por su parte el dirigente de los colonos y campesinos de la región oriente del estado, Héctor Enciso Carrillo señaló que las estadísticas oficiales dicen que en Zitácuaro se han acumulado mil 163 contagios y 101 muertos, pero que estas cifras no son creíbles, dado que tan sólo en una comunidad como El Aguacate se han muerto por la pandemia más de 10 personas y hay decenas de contagiados.

“Se quiere ocultar la realidad para eludir la responsabilidad en la contención de la pandemia Covid-19. Además no se ve una auténtica preocupación de las autoridades por socorrer a las familias que están viviendo una situación tan grave; se trata de la vida de mexicanos pobres que también tienen derecho a ser atendidos por las autoridades sanitarias locales, estatales y federales; no sabemos hasta qué grado se siga expandiendo la contagiosa enfermedad, pero es seguro que con la insensibilidad y la irresponsabilidad de las autoridades habrá más muertes. Pero también creo el gobierno federal es el principal responsable de que en todo el país la pandemia esté en ese grado de descontrol, dado que López Obrador nunca hizo caso de las recomendaciones”, dijo.

Enciso Carrillo agregó que es responsabilidad y deber del gobierno federal que se apliquen millones de pruebas para todos los mexicanos, que se invierta el recurso necesario en el sector de la salud e impedir que el gobierno de la Cuarta Transformación lo siga gastando en obras faraónicas y programas electoreros.