Por: Teté Huerta Padilla

Al inicio de la conformación como planeta Tierra se fueron creando las condiciones necesarias para el origen y evolución de la vida. Los organismos y los ecosistemas se han adaptado a los cambios en el clima, en la distribución de los mares, regiones y a la composición de la atmosfera.

Desde la aparición del ser humano en la Tierra, está, ha sido capaz de asumir los impactos que ha tenido, hasta mantener un equilibrio en el ecosistema global.

Pero desde hace más de doscientos años con el incremento de la población, la tecnología y la utilización de los recursos de manera irresponsable, hemos ocasionando graves alteraciones y problemas ambientales que dañan el equilibrio ecológico, y por ende el futuro de los países.

Investigaciones señalan que desde 1750 está experimentando un calentamiento global; y durante el presente siglo continuará calentándose a consecuencia de las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) producto de las acciones del ser humano.

Durante años los temas ambientales han sido considerados secundarios o ignorados al desarrollo social del país, al crecimiento económico, quizá porque no se consideraba o no se valoraba lo importante que es un medio ambiente sano; consideremos, que al solucionar los problemas sociales y económicos, los ecosistemas podrían esperar, y darles tiempo de recuperarse, pero esto es una “alucinación”, ya que la realidad es que el daño ambiental amenaza el desarrollo en todos los ámbitos; la pérdida de ecosistemas, de biodiversidad, la contaminación del aire, la disminución de agua son algunos de los problemas conocidos, pero también hay uno más que es el cambio climático; ya que éste, es un problema de naturaleza global  porque involucra interacciones complejas entre procesos naturales, sociales, económicos y políticos.

Algunos investigadores definen al cambio climático como todo cambio que ocurre en el clima a través del tiempo resultado de la “variabilidad” natural o de las actividades humanas y el calentamiento global es una manifestación del cambio climático es decir, es el incremento de las temperaturas terrestres y marinas globales.  Ya en 2007, el entonces secretario ejecutivo de la Convención para la Diversidad Biológica de la ONU, Ahmed Djoghlaf, señalo que diariamente se extinguen hasta 150 especies animales por la actividad humana, en lo que es considerado como la mayor “ola” de pérdida biológica desde la desaparición de los dinosaurios. Es así que desde ese año la ONU, advirtió al mundo entero sobre el cambio climático, debido en gran medida a la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera del planeta; en un nivel nunca antes visto desde hace 650 mil años.