Morelia, Michoacán, México, 24 de julio de 2020.- La arbitrariedad, la violencia de género, la prepotencia, el terrorismo laboral y el revanchismo político, se han convertido en política de Estado, en el Colegio de Bachilleres del Estado de Michoacán, sostuvo la expresión sindical Justhos, ante las evidencias presentadas en diferentes planteles y áreas administrativas de la institución, particularmente contra mujeres trabajadoras.

Para ejemplificar esta situación, el grupo Justhos, -integrado por académicos, académicas, trabajadoras y trabajadores de diferentes planteles y unidades administrativas del Cobaem-, reportó que, sin la menor sensibilidad y en un evidente acto de violencia de género y de violación a derechos humanos, una compañera trabajadora del plantel Morelia del Cobaem, fue cesada sin comprobación de la acusación de abandono de trabajo, un proceso que fue impuesto por la directora del plantel Alicia Ornelas Heredia, y avalado por su esposo Gaspar Romero Campos, que aún es director general del Cobaem, sostenido por el gobernador Silvano Aureoles Conejo, a pesar de las pruebas de corrupción y hostigamiento laboral, que están contra él.

Esta compañera es, además, parte del comité directivo del grupo Justhos. Y por esa condición, de tiempo atrás, ha sido hostigada y presionada psicológicamente por la propia directoral plantel Alicia Ornelas, el director del subsistema Gaspar Romero, y la delegada sindical en la institución.

Este hecho de violencia de género y hostigamiento laboral, se presenta no obstante las pruebas contundentes notificadas por la propia trabajadora, en tiempo y forma, a la directora del plantel Cobaem Morelia, la Lic. Alicia Ornelas Heredia, el uso de su derecho de licencia con goce de sueldo por diez días, para contraer matrimonio -tal como lo establece el artículo 58 de las condiciones generales de trabajo-, así como la fecha de retorno a las actividades laborales, para lo cual usó los medios electrónicos institucionales, que le permitieron tener evidencia física para demostrar este procedimiento.

De todo este caso, hay pruebas materiales, sin embargo, al reincorporarse a sus actividades, la directora Alicia Ornelas Heredia se negó a recibir la documentación pertinente, y sin mediar oficio ni comisión, remitió a la empleada a entregar los documentos el 22 de enero del presente, al Departamento Jurídico del Cobaem.

En esa condición, el pasado 11 de febrero de 2020, el enlace jurídico del Cobaem, el Lic. José Manuel Salinas Corchado, acosó a la trabajadora del plantel Cobaem Morelia, a quien exigió acreditar en esa oficina, con documento oficial, el estado de gravidez que presentaba la empleada en ese momento.

No sin reprobar la exigencia, porque el acto violentó sus derechos humanos y a la privacidad clínica, además de representar violencia psicosocial, la compañera trabajadora del Cobaem plantel Morelia, aceptó a entregar la documentación requerida. Sin embargo, el 13 de febrero, el dictamen jurídico acreditó la acusación en su contra, al desestimar las pruebas presentadas. Lo peor, es que el dictamen fue remitido a Gaspar Romero Campos, director del Cobaem, y feroz enemigo político de Justhos, por lo que el resolutivo final, prácticamente estaba definido.

Así, víctima de la prepotencia del director general del Cobaem, el 14 de febrero, se emitió un acuerdo administrativo bajo el oficio D.G. 831/2020, firmado por Gaspar Romero Campos, y el jurídico José Manuel Salinas Corchado, donde se avaló el cese laboral de la compañera, sin responsabilidad alguna para el patrón, pero sin pruebas contundentes, y sí manchando una trayectoria de trabajo intachable por 14 años en el Colegio de Bachilleres de Michoacán.

Esta acción del director Gaspar Romero Campos, es un ejemplo de lo que ha realizado, para intentar someter a todos los trabajadores y trabajadoras del Cobaem, que contendieron en la planilla Justhos, para renovar el comité ejecutivo estatal del Sindicato Independiente de Trabajadores del Colegio de Bachilleres del Estado de Michoacán (Sitcbem), para el período 2019-2023.

No obstante, el evidente encono y la violencia que caracteriza al director general en su trato con la mayoría de las y los trabajadores que levantan la voz frente a las injusticias y la represión laborales, la compañera aceptó cumplir una vez más con la normatividad respectiva, y presentó el 21 de febrero de 2020 a Gaspar Romero Campos, un documento de reconsideración a su cese, del que no obtuvo una respuesta oficial.

Frente a esta y otras múltiples injusticias, evidentes y documentadas, el grupo político Justhos del Cobaem, manifiesta que ningún trabajador está solo. Y que las acciones de represión, por revanchismo político de la autoridad al frente del Colegio de Bachilleres del Estado de Michoacán, no deben seguir más. No permitiremos que un solo trabajador del Cobaem y de Justhos esté solo para enfrentar las injusticias, los arrebatos, y la represión de Gaspar Romero Campos. Nos dieron su confianza y los más de 800 votos nos dan la fuerza para seguir en la pelea por recuperar al Cobaem de la corrupción y el abandono.

En este contexto, el grupo político Justhos, demanda del gobernador Silvano Aureoles Conejo, mantener un discurso coherente con relación al respeto de los derechos laborales y humanos de las mujeres, y lo que sucede en la realidad. Por eso, urge corregir inmediatamente la situación que prevalece en el Cobaem.

Al gobernador y al pueblo de Michoacán les decimos: rechazamos enérgicamente la violencia de género por cualquier causa, pero más aún por motivos políticos.

Rechazamos el cese laboral de la compañera trabajadora, en momentos de una crisis de salud y económica, que afecta a todos por igual, y solo por ser una parte activa del cambio en la dirigencia sindical. Permitir que se consume ese acto violatorio de Gaspar Romero, es un atentado a los derechos humanos, y a la dignidad de la persona.

Por eso, hacemos responsables al gobernador Silvano Aureoles Conejo, a Gaspar Romero Campos, y a su esposa Alicia Ornelas Heredia, por el daño a la salud física, emocional, laboral y patrimonial de la compañera trabajadora del plantel Cobaem Morelia, despedida injustamente. Así también a Ricardo Aguirre Paleo, secretario general del Comité Ejecutivo Estatal del Sitcbem, –que hasta ahora está en funciones-, porque no ha respaldado a la empleada, -no obstante acudir a este sindicato como trabajadora en activo con pleno derecho-, sino al patrón, en este caso a su jefe político Gaspar Romero Campos. De la misma forma al Lic. José Manuel Salinas Corchado, enlace jurídico del Cobaem, por tomar atribuciones que no le correspondieron.

En tal contexto, exigimos la urgente reinstalación laboral de nuestra compañera, pero también demandamos al gobernador de Michoacán, la inmediata destitución de Gaspar Romero Campos, como director general del Colegio de Bachilleres del Estado de Michoacán. Sus actos de corrupción, y la represión y hostigamiento laboral contra trabajadores del Cobaem –y en especial las mujeres-, no pueden seguirse permitiendo más.

El grupo político Justhos exige, que terminen la represión política y hostigamiento laboral en el Cobaem y en el Sitcbem. De no hacerlo, se endurecerán acciones, porque el objetivo de los Justhos es único: rescatar al Cobaem de la corrupción y el abandono, en los que hoy mantiene a la institución, su director Gaspar Romero Campos, su esposa, y amigos en la nómina.