Coalcomán, Michoacán, a 17 de julio de 2020.- Pese a las limitaciones financieras por la reducción de participaciones federales, el Gobierno de Michoacán llevará a cabo obras hidráulicas para mejorar las condiciones de vida y de salud de la población, señaló el Gobernador Silvano Aureoles Conejo.

“Aún con las limitaciones le vamos a seguir invirtiendo al tema del agua, porque en medio de la epidemia lo que más necesita la gente es agua y es indispensable que tengan este vital líquido para limpiar y seguir con las medidas sanitarias contra COVID-19”, aseguró el mandatario estatal, al dar el banderazo de arranque de la rehabilitación de la Línea de Agua Potable en Coalcomán.

Con esta obra se eliminará al 100 por ciento el déficit de la demanda de agua del municipio y se mejorará la calidad de vida de más de 3 mil 500 habitantes al reducir la incidencia de enfermedades gastrointestinales, destacó el Gobernador.

La rehabilitación de la línea de agua potable constará de 746 metros lineales de tubo de PVC de 8 y otros 746 metros lineales de tubería de 6 pulgadas, para lo que se destinarán un total de 1.4 millones de pesos.

En el municipio de Coalcomán, Aureoles Conejo también dio el arranque de la construcción de colectores del Río Chiquito, que beneficiarán a más de de 10 mil habitantes.

“El inicio de estas obras permitirá que la concentración de aguas negras sean conducidas fuera de la mancha urbana, evitando con ello enfermedades gastrointestinales y resolviendo diversos problemas de salud entre las y los habitantes”, aseguró.

El presidente municipal de Coalcomán, José Antonio Morales Arteaga destacó que tener el servicio de agua potable y tratar las aguas del Río Chiquito le quitará un problema social muy grande al municipio.

“Sabemos que enfrentamos tiempos  difíciles y que el gobierno federal nos está recortando participaciones, pero sabemos que usted tiene un plan de trabajo para los municipios y cuenta con mi apoyo, si es necesario, para acompañarlo a la Ciudad de México y  pedir el recurso llegue a donde se necesita”, señaló.

El director local de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Eliseo Villagrana Villagrana, reconoció que las obras de agua potable, saneamiento y tratamiento de aguas residuales que se han hecho en Michoacán resuelven un problema social y dan respuesta a una demanda poblacional muy sentida.

Para Victoria Mejía Sánchez, habitante de Coalcomán, estas obras significan tener aguas que no estén contaminadas, no exponerse al mal olor que ocasiona el Río Chiquito y poder disponer de un servicio que es necesario es los hogares.

“Por aquí se estanca el agua, está contaminada y huele mal, y por eso le agradezco al gobernador que haya venido hasta Coalcomán porque con el agua hacemos todo”, comentó.

Con estas obras el Gobierno de Michoacán reafirma su compromiso para cuidar la calidad de vida y salud de la población haciendo frente a los problemas de concentración de aguas negras y garantizado que en las viviendas las familias tengan acceso a los servicios básicos.