Etelberto Cruz Loeza

EN CONFIANZA III INFORME PRESIDENCIAL.

                El titular indiscutible del poder Ejecutivo Federal, Andrés Manuel López Obrador, llegó a la mitad de su mandato y el pasado miércoles primero de septiembre, mes patrio, por más señas, protocolariamente cumplió con el mandato constitucional, con los usos y costumbres, así como con la historia y las tradiciones: en el inicio de sesiones primer periodo ordinario de sesiones de la Legislatura federal, informar a la representación nacional – H. Congreso de la Unión reunido en el palacio de San Lázaro – el estado que guarda la administración nacional a él encomendada por mandato popular de julio de 2018, dado que el texto constitucional no establece la obligatoriedad de su presencia física en la “entrega” de este documento – informe -, lo hizo por medio del secretario de Gobernación, Adán Augusto López, su compadre y paisano – evento en el cual se estrenó como secretario de gobernación – , pero, también fue muy respetuoso a su estilo muy personal de gobernar:  el otro informe lo llevó a cabo en su residencia particular, Palacio Nacional y en el Salón Benito Juárez, el acto de informar el estado que manifiesta la administración pública  – debería ser del ejercicio agosto 2020 a agosto 2021, mas no fue así.

                Este acto político fue muy personal: en un espacio muy reducido – Salón Benito Juárez – en el que estuvieron únicamente 26 invitados. Debe llamar la atención lo cerrado del universo, todos del Primer Círculo Presidencial. Si lo compara con el del año anterior y mucho más con el primer evento, sumamente populachero. ¡Existen mares de galaxias de diferencia!

                En este acto, muy a su estilo el señor presidente afirmó, triunfalistamente, a los cuatro vientos que su administración ha roto récords:        Records históricos en remesas, en inversión extranjera, en incremento al salario mínimo, en la no devaluación del peso, en no incremento de la deuda, en aumento en el índice de la Bolsa de Valores y en las Reservas del Banco de México.

                Y sus frases célebres: está como para presumir…pero no he terminado…¡tengan para que aprendan! ¡Tengan para que aprendan los conservadores y neoliberales!

                Aunque no mostró documentos pruebas de sus récords, salvo sus palabras de presidente de la República y sus otros datos, queda la realidad y la pregunta: ¿entonces si está este triunfalismo para presumir por qué se ha incrementado la cantidad de miserables=pobres?

LO QUE CALLÓ: LA REALIDAD SIN MAQUILLAR

                Ese día se tuvieron varias visiones e imágenes: la primera, la protocolaria: la formal entrega  del documento oficial mediante el cual el titular del Ejecutivo federal, da cumplimiento al texto-mandato constitucional mediante el cual informa a la soberanía popular representada en el H. Congreso de la Unión, el estado que manifiesta la administración pública a él encomendada por mandato popular de julio de 2018; esta  imagen y esta visión, será completada con la o inusual presencia de los secretarios de Estado y/o directores general de la paraestatales,  quienes complementarán la información documental que está registrada y guardada en el documento oficial del III informe presidencial, mas, también puede ser, cosas de la democracia, que la mayoría natural o minoría más grande en la H. cámara de diputados, con sus aliados, proteja a secretarios y directores de paraestatales muy sensibles y exhibidos por sus deficiencias, incongruencias, mal manejo de lo que podría llamarse política pública federal etc.,  tercera imagen se manifestó pues fue el fondo social en el cual sucedieron las otras dos imágenes.

La segunda imagen=visión es la triunfalista, la del estilo personal de gobernar, en la que el centro del acto fue la presentación del titular del Ejecutivo Federal batiendo récords-registros, recomendando y recetando enseñanzas a los conservadores y neoliberales para que aprendan cómo se hace y cómo se gobierna, pero que no hubo pruebas, datos, testimonios de nada, salvo la palabra presidencial y eso, ya en estos tiempos de la imagen, donde no se puede guardar nada y todo se registra, no basta ni sirve. En este acto, en el pequeño salón Benito Juárez de palacio nacional,  fiel a su estilo, el señor presidente de la República, repitiendo el esquema de su ideal político- Donald Trump, o mintió o afirmó inconsistencias, medias mentiras, media verdades, fake news y posverdades que, muy difícilmente podrán ser comprobadas, en cerca de 100 ocasiones o, también abusó de su poder y se apropió de hechos no generados en su administración o como efecto-resultado de las políticas públicas aplicadas en su administración, como las cuestiones financieras –remesas, índice en la Bolsa de valores, reservas en el Banco de México, no incremento de la deuda pública…La tercera visión-imagen, la escenografía, fue la realidad: la inseguridad social y ciudadana que está desbordada en todos los tipos de delitos de todo tipo, los incrementos de feminicidios e infanticidios, el incremento de la impunidad, el cero delincuentes detenidos, sujetos a proceso y condenados, las compras fallidas de medicamentos – con fines de ahorro – y carencia de medicinas de todo tipo que repercute en las instituciones emblemáticas del sector salud – IMSS e ISSSTE y SSA, los malos manejos de la gestión pública de la pandemia COVID-19, así como sus confusiones y distorsiones de las cifras específicas de COVID-19 en México, el descuido  en el seguimiento del desarrollo del programa Universidades para el Bienestar Benito Juárez, la  imparable ordeña de ductos PEMEX  por el llamado huachicoleo, la información precisa y detallada sobre el INSABI, que está, pero no se dice en dónde y cómo opera, pero sí gasta…

Lo cierto es que, el señor presidente de la República está jugando con la credulidad del pueblo y eso tendrá un costo, por un hecho simple: LA REALIDAD NO SE PUEDE OCULTAR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE.    

COVID-19: CIFRAS EN MÉXICO, HOY.

De conformidad con los datos difundidos el pasado viernes por la  secretaría de Salud federal,  el semáforo de riesgo epidemiológico para la quincena siguiente –  del 6 al 19 de septiembre, únicamente dos estados – Chihuahua y Chiapas – estarán en  semáforo Verde; 13 estados, más, estarán en color  Amarillo  – ciudad de México, Durango, Jalisco, Michoacán, Nayarit,  Oaxaca, Quintana Roo, Zacatecas, que se sumarán a Baja California y Baja California Sur,  Coahuila, Guanajuato y Sinaloa;  17, en Naranja y, solo, y sólo, Yucatán retrocedió.

El pasado viernes se registraron 17,409 y el sábado 15,000 nuevos contagios, que, sumados a lo acumulado, nuestro país llegó 3, 420,880. Defunciones, 725 y el sábado, 647, con los cuales el total de fallecido llegó a 262,868. Los positivos activos, sumaron 100,258.

Si bien, bajan los contagios, inéditamente, los decesos se incrementan. Curiosamente: tan solo en los primeros días de septiembre se contabilizaron 2,895 fallecidos determinados por el virus COVID-19. Nacionalmente, la tasa de incidencias de virus es de 77.7% por cada 100,000 habitantes. Sobre la estrategia de vacunación la información difundida por las autoridades sanitarias federales, la última jornada de vacunación se aplicaron 461,794 dosis del biológico y ya suman 86, millones, 307, 586 dosis aplicadas.  Además, se ha logrado complementar el esquema de vacunación a 35 millones, 32 mil 194 personas adultas, mientras que 23 millones 440,652 mexicanos adultos están vacunados con la primera dosis. La dependencia considera que ha sido posible que el 65% de la población mexicana mayor de 18 años cuente con, al menos, una dosis.

Ahora bien, si la autoridad de salud federal presenta estos datos, ¿por qué razón la dinámica de contagios y de decesos no baja?

Existe equivocada actitud triunfalista de casi todos nosotros, sobre la vacuna COVID-19, iniciando con el titular del Ejecutivo Federal, a quien parece importarle muy poco, o nada este escenario de dinámica epidemiológica. Olvidan que con la salud del pueblo no se juega.

01 DE SEPTIEMBRE DE 2021.  INICIA EL TIEMPO DE LOS ELEGIDOS POR LOS CIUDADANOS.

El pasado miércoles primero de septiembre, en nuestro estado, se hizo el relevo de la administración municipal saliente por las nuevas depositarias de la voluntad ciudadana y, se generó el momento del comienzo a, y de, la transición administrativa, acaso partidista.

Ese día dio inicio las declaraciones de los nuevos responsables municipales de malos manejos en la administración que se va, y que entrega. Esto es natural y hasta lógico.

Lo que no es natural ni lógico es que ahí se quede, en la declaración, en la balconeada; eso ya no debe ser. Debe pasarse la siguiente fase. Esa es la razón del llamado Equipo de Transición: para revisar la integración de la entrega recepción y el cómo está y el cómo debe estar y, siguiente paso, la detallada auditoría y, posteriormente, el tiempo de pruebas y comprobantes para dejar en limpio la entrega recepción y, posteriormente, los juicios y procesos en su caso, que se duda mucho que hasta allá se llegue, el procesamiento de las irregularidades encontradas y no justificada. Si se pone en duda estas últimas fases es por la partidización de la justicia.

Será evidente quiénes llegaron a los puestos para servir y quiénes llegaron para servirse … ¡y lo hicieron con la cuchara pozolera!

Ahora es el tiempo de los elegidos. Es deseable que estén a la altura de las circunstancias y no paguen facturas a compromisos y hagan de las suyas y de sus familiares y afectos. Ojalá que la nueva figura de la revocación de mandato también se aplicara en las autoridades municipales. Tal vez habría un poco de respeto a la legislación, a la sociedad y a los ciudadanos.