México, Ciudad de México, a 3 de agosto de 2021.- La lactancia materna y la vacunación a mujeres embarazadas son el mejor escudo contra el COVID-19, ya que transmiten a sus bebés anticuerpos contra esta enfermedad que le confieren protección, aún si está activa la infección por SARS-CoV2 en la madre, por ello el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) fomenta este hábito en todas las unidades médicas durante la pandemia.

El director general, Luis Antonio Ramírez Pineda, instruyó a brindar seguimiento
médico a mujeres embarazadas, principalmente en hospitales COVID que atienden
partos y cesáreas, para informar sobre los beneficios de la lactancia materna en la
emergencia sanitaria, sobre todo a aquellas que contrajeron este virus o ya se
vacunaron contra el coronavirus, con el fin de transmitir los anticuerpos a los neonatos.

Por su parte, la neonatóloga y secretaria técnica del Comité de Lactancia del Hospital
Regional “Lic. Adolfo López Mateos”, Perla Karina García May, informó que “hasta el
momento en todas las investigaciones que se han hecho en el mundo no se ha
observado ningún contagio de COVID-19 a través de la leche materna”.

“Lo que se ha visto es que en la leche de la madre hay anticuerpos que le confieren
protección al neonato, aún si está activa la infección por SARS-CoV2 e incluso si la
paciente está medicada, ya que los tratamientos estandarizados para COVID son
seguros y no constituyen riesgo alguno para los bebés que son amamantados al seno
materno”, puntualizó.

Es importante, dijo, que la mujer con COVID-19 al amamantar lo haga con todas las
reglas de protección como el lavado de manos, especialmente antes de tener contacto
con su bebé; el uso de mascarilla N95 perfectamente sellada y cubriendo desde la nariz
hasta la barbilla, y una vez que lo ha amamantado mantenerlo en su cuna a una
distancia de metro y medio de ella.

En cuanto a los beneficios de la vacuna COVID-19 para la mujer embarazada, García
May refirió que hay reportes de casos que han recibido la vacuna sobre todo en el
último trimestre del embarazo y al nacer su bebé le han tomado prueba de PCR y tiene
anticuerpos contra el coronavirus.

Es decir, la vacuna protege también al bebé. “Desde el momento que la mujer gestante
se vacuna, a partir de las dos semanas empieza a generar en su cuerpo
inmunoglobulina G, que es capaz de atravesar la placenta y llegar al feto y éste
empieza a tener anticuerpos de memoria contra el coronavirus”, detalló.

Este factor es muy importante en el último trimestre de la gestación porque
independientemente de la pandemia, en este lapso la madre pasa anticuerpos de
todas las enfermedades a las que ella ha estado expuesta, por eso el bebé al término es
más sano que un bebé prematuro, quien prácticamente nace sin ellos.

La también profesora titular del curso de especialidad de neonatología en el Hospital
Regional “Lic. Adolfo López Mateos” destacó que la Organización Mundial de la Salud
(OMS), a través de múltiples investigaciones en todo el mundo, ha demostrado
científicamente que el niño amamantado por su madre de manera exclusiva en los
primero seis meses y complementaria con otros alimentos durante los dos primeros
años de vida tiene un coeficiente intelectual mayor, se enferma menos, reduce riesgo
de infecciones y hasta emocionalmente es más seguro porque creó un vínculo afectivo
con la madre.

Reiteró a todas las mujeres embarazadas la importancia de mantener el distanciamiento social y evitar todo tipo de reuniones colectivas como los denominados baby shower, que en muchos casos constituyen un riesgo innecesario ante el coronavirus.

El ISSSTE se suma a la iniciativa impulsada por 196 países de la OMS en la Semana
Mundial de la Lactancia Materna 2021, con el lema y objetivo: “Proteger la lactancia
materna: una responsabilidad compartida”.