Morelia, Michoacán, 07 de octubre de 2019. Con la finalidad de castigar con mayor rigor a los cómplices de los asaltantes a cuentahabientes, la diputada Lucila Martínez Manríquez propuso una iniciativa de reforma al Código Penal del Estado, en la que plantea que en los que casos que como resultado de la investigación quede acreditada la participación de los empleados bancarios, el delito de robo será agravado y se dará una pena mayor.

Al hacer uso de la máxima tribuna del estado, la diputada integrante de la LXXIV Legislatura local señaló que si en la investigación queda demostrado que un empleado bancario otorgó información y participó en el ilícito se le castigará con una pena más alta.

Dejó claro que es fundamental que proceda dicha iniciativa en comisiones a la brevedad, con la cual Michoacán se pondría a la vanguardia y sería referente a nivel nacional para combatir este tipo de hechos que tanto lastiman a la sociedad.

“El incremento en la tasa de delitos cometidos en contra de usuarios bancarios, nos obliga a tomar medidas legislativas que permitan castigar con mayor rigor, a quienes son cómplices de los delincuentes”, recalcó Lucila Martínez.

Reconoció que el fenómeno del robo a usuarios bancarios se ha disparado en diversas regiones del Estado, pero especialmente en Morelia, y en casi todos los robos coinciden en un mismo modus operandi, ya que las víctimas aseguran que los delincuentes no dudan en ir directo en contra de ellos y saben cuánto dinero sacaron así como datos específicos.

Hizo mención que es necesario reforzar la legislación para combatir este delito, aunado a implementar acciones coordinadas, ya que este tipo de ilícitos han cobrado la vida de muchos ciudadanos, además del gran daño que generan a las familias y sociedad en su conjunto.

Lucila Martínez recordó que el pasado mes de julio, un joven de 29 años fue asesinado en Morelia, cuando los delincuentes lo despojaron de 200 mil pesos que acababa de retirar de una sucursal bancaria.

De acuerdo con datos de la Fiscalía General del Estado de Michoacán, en lo que va del año, se han registrado 6 robos a cuentahabiente dentro de instituciones bancarias, más de 15 casos fuera de ellas y 8 casos al retirar dinero de los cajeros. No obstante, lo alarmante de estas cifras, es preciso decir que no reflejan todos los casos, ya que la mayoría de las personas deciden no denunciar.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha destacado que, según las encuestas de percepción de inseguridad, son los cajeros automáticos y las instituciones bancarias en donde los ciudadanos sienten la mayor inseguridad, incluso más que en zonas inseguras de sus demarcaciones y ciudades.

“Quiero dejar claro que esta iniciativa no pretende criminalizar a los trabajadores de las instituciones bancarias, su objetivo es que cuando se demuestre que cualquiera de ellos tuvo algún grado de participación en el hecho delictivo, se le pueda castigar con mayor rigor, porque defraudó la confianza de quienes lo contrataron, así como la de los usuarios que se acercan a una institución para resguardar su patrimonio, pues en algunos casos los trabajadores conocen las cantidades de dinero que tienen los usuarios, información que ni sus familiares o amigos más cercanos conocen”.

Con esta propuesta dejó claro que se busca castigar con mayor ahínco a los cómplices de los asaltantes e inhibir su participación, al establecer con esta reforma al Código Penal circunstancias que agraven la responsabilidad de todos aquellos que participen en el hecho delictivo.