LA EDUCACIÓN MEXICANA, HOY.      1/2

Etelberto Cruz Loeza.

LA GENTE DE LAS EMPRESAS Y LOS POLÍTICOS HABLAN DE LA NECESIDAD DE QUE LOS ALUMNOS MEXICANOS SEAN MÁS COMPETITIVOS. SABEN QUE LA MAYORÍA DE LAS PERSONAS QUE EGRESAN Y   QUE SOLICITAN EMPLEO NO ESTÁN CALIFICADAS PARA LAS TAREAS QUE HOY SON MÁS EXIGENTES QUE HACE UNA GENERACIÓN, DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL INTELECTO. ECL.

El ambiente nacional está lleno de declaraciones sobre la crisis y hasta súper crisis de nuestro sistema educativo generado por la pandemia COVID-19: 1° Que el sistema educativo ha sufrido la deserción de un 35% o más de su inscripción. 2°Que las instituciones educativas privadas=particulares han sufrido la pérdida del 50% de sus alumnos y el 50% de sus ingresos. 3° Que la educación en línea, no presencial, por televisión, por Zoom, por Meet, no es eficiente. 4°Que esas innovaciones electrónicas aplicadas a los servicios educativos provocan en los alumnos flojera, indisposición, poco desarrollo de sus aptitudes y competencias. 5°Que se ha perdido miserablemente el tiempo. 6° Que los docentes, y todo el personal, del sistema educativo no están preparados, ni capacitados para esta forma de trabajo académico. 7° Que es más lo que se invirtió que lo que se ha ganado. 8° Que esta situación muestra las desigualdades existentes en nuestra sociedad, y de nuestro desarrollo como sociedad y como nación. 9° Que nuestro sistema educativo nacional ya no será igual a como lo era en febrero de 2020. Y otras exclamaciones, alarmistas, tremendistas, posverdades, fakenews, trumpistas, sin argumentos, por el estilo.

Y asumiendo, sin aceptar, que todo eso fuera cierto, las personas físicas y morales que declararon eso, ¿proponen, tienen alguna otra opción? No tienen.

Para mí, lo único completamente cierto, real es que nuestro sistema educativo nacional ya no será igual ni el mismo a como lo era en febrero de 2020, afortunadamente y para sintetizar, estas afirmaciones mías: nada volverá ser como era antes de febrero de 2020. Nuestro sistema educativo, obligadamente, dio un salto, para bien, hacia el presente. Es cierto, se perdió algo, mucho, pero, también, se ganó bastante y se recuperará lo perdido, menos las vidas humanas y, finalmente, se habría perdido todo si no se hubieran utilizado estas maravillosas modalidades que ahí estaban, desperdiciadas sin aplicación en la docencia.

Y para completar: Ejecutivos estatales – particularmente los de los que están en el llamado Semáforo Epidemiológico en tono Verde, entre ellos Campeche y Chiapas – han declarado que están considerando, que en Educación Básica y bajo ciertas modalidades-disposiciones, el regreso a clase presenciales; entre las modalidades proponen dividir los grupos en 2 partes para que una parte asista a actividades académicas 3 días – lunes, miércoles y viernes – y la otra mitad, martes y jueves y ciertas horas vespertinas X día de la semana acordado con los padres; obligatorio uso de cubrebocas, aplicación de filtros de acceso  con gel antibacteriano, toma de temperatura corporal, distancia entre butacas  de 1.50 mts., etc. para facilitar el ingreso y actividades académicas -,  bajo ciertos horario. Estos señores, que cuentan con bastantes escudos protectores que les conceden cierta seguridad, consideran a los trabajadores y alumnos del sistema educativo nacional como objetos. Son seres biológicos y sienten y viven y también tienen miedo y/o temor a fallecer. Si los programas – nacional, estatal y municipal -, de vacunación avanzan, ¿cuál es la prisa?

Lamentablemente el círculo de Hombres del Presidente no son personas centradas, serenas, objetivas, con sentido común y visión de realidad, y hasta de futuro, de estadista, vamos. Si hay, no se notan. Todos los que están tienen el mismo padecimiento oftalmológico de su jefe: miopía y/o estrabismo y/ daltonismo. Puras cuestiones político- electorales ven. Por eso designan a puros Leales al Presidente, como la actual secretaria de educación: Ignorantes, inexpertos, sin lógica, sin sentido común, y sí llenos, de pánico y con criterio electoral cromático.

Muy seguramente el titular del Ejecutivo Federal pasará a la Historia y será recordado, no por haber dejado Los Pinos y residir en Palacio Nacional; ni tan poco por su 4T, si no por sus grandes errores: A: Creer que transformaría al país con la alternancia en el Poder. El poder únicamente le otorgo popularidad, respaldo. B: Su gran equivocación: creer que transformaría y cambiaría al país con la política. C: Gran Derrochador: perdió el Bono Democrático de más 30 millones de electores. D: Torpeza: dejó ir la oportunidad de transformar al país por medio de la Educación Nacional, cambiando lo que enseñamos, cómo lo enseñamos y para qué enseñamos: porque la Educación Nacional es el motor del cambio, transformación, crecimiento y prosperidad, tal como lo sostiene el criterio democrático del artículo 3° de la Constitución Política. E: Su reforma educativa es repetitiva. Por eso será recordado.