NUESTRA DEMOCRACIA (2/3)

Etelberto Cruz Loeza.             

De mi Nuestra Democracia 1/3 – 18 de febrero anterior – tomo partes finales: Sobre la pregunta de Olivares Baró sobre ¿razones por la llegada de MoReNa al poder? Woldenberg precisa: el malestar ciudadano: inseguridad, corrupción, violación de los derechos humanos y crisis en el Estado de derecho favorecieron el triunfo de López Obrador. (sic)

A la consideración de Olivares Baró sobre si su libro advierte de los riesgos de una hegemonía partidista, Woldenberg afirma: Este México plural y contradictorio no se someterá a un solo ideario y a un solo liderazgo. La democracia puede fortalecerse, reblandecerse e incluso desaparecer para dar paso a fórmulas autoritarias.  Las causas son varias y variadas. Todas son preocupantes. Y es en éstas en donde se debe centrar la atención de todos, pues no hacerlo de esa manera implicaría seguir lastimando nuestra vida democrática: Desigualdad y pobreza, corrupción e impunidad, carencia de crecimiento económico, desconfianza, inseguridad, debilidad del Estado de Derecho, y otros que inciden directamente en el bienestar de la sociedad.

Tomo fragmentos de su obra: IDEA Internacional, organismo intergubernamental, cuya sede se encuentra en Estocolmo, Suecia, presentó un agudo y pertinente estudio sobre el estado de la democracia en el mundo en 2017. El informe encara los problemas sin afeites como retos, tratando de pensar cuáles son las condiciones propicias para su resiliencia, que se entiende como la capacidad de los sistemas sociales para afrontar crisis y desafíos complejos, los cuales provocan una tensión o presión que puede provocar un falló sistémico, así como sobrevivir a ellos, innovar y recuperarse. Trata de reconocer que las democracias viven bajo presión; que lo relevante no es negar las dificultades, sino asumirlas para buscar soluciones que hagan más legítima y pertinente la opción democrática.

IDEA entiende a la democracia en varias dimensiones: a) como gobierno representativo, lo que supone elecciones limpias, sufragio inclusivo, partidos políticos, libres y gobierno electo; b) como protectora de los derechos humanos, es decir como acceso a la justicia, ejercicio de libertades civiles y derechos sociales e igualdad; c) como control de gobierno, para lo cual resulta imprescindible la existencia de un parlamento eficaz, un poder judicial independiente y medios de comunicación libres; d) como administración imparcial, lo que supone un Estado de derecho que haga predecible las acciones de gobierno, lo que a su vez debe llevar a abatir la corrupción y e) cargada de participación tanto en elecciones como a través de las organizaciones que forman la sociedad civil.

Precisa: La democracia ha avanzado en forma considerable a partir de 1975 en 4 de las 5 dimensione. E mayor problema, visto el mapamundi parece ser el marcado déficit de Estado de derecho, que genera espirales significativas de corrupción: resulta más fácil cambiar el acceso al poder político y el respeto a diferentes tipos de libertades en un plano oficial que aplicar el Estado de derecho en la administración.

La resiliencia democrática reclama participación ciudadana, rendición de cuentas, transparencia e integridad, inclusión social, política y económica. En esa dimensión los postulados de IDEA van más allá de las recetas exclusivamente neoliberales que ponen el acento en el control de las instituciones estatales y la expansión de las libertades individuales, para subrayar la importancia de la cuestión social, de políticas que atiendan la inequidad, las exclusiones, las desigualdades sociales, sobre las cuales sólo pueden edificarse democracias frágiles.

Existe una serie de amenazas que se generan desde los propios sistemas democráticos: dirigentes autoritarios y déspotas electos democráticamente que acuden a muy diferentes expedientes para socavar el sistema pluralista extendiendo sus mandatos, cambiando la normatividad electoral, intentando fabricar mayorías artificiales, multiplicando las atribuciones de los poderes ejecutivos, reduciendo el control legislativo o cercenando la independencia del Poder Judicial o los medios de comunicación.

El informe detecta un desgaste de los partidos políticos como un importante vehículo para

la representación democrática. Los escándalos de corrupción minan la confianza en las instituciones que hacen posible la democracia, alimentan la legítima indignación y tras ellos suelen estar la influencia desproporcionada de los grandes donantes. Por supuesto no hay política sin dinero, pero el dinero sin supervisión y controles puede pervertir la vida política. Porque el dinero privado sin fiscalización puede capturar las políticas públicas.

Las democracias no son estaciones finales y definitivas. Pueden desgastarse, generar cuerpos autoritarios, vivir regresiones. Es necesario apuntalar, reforzarlas, tanto en la esfera política como en las dimensiones sociales y económicas.