RENCORES

Etelberto Cruz Loeza.

EL PODER TRASTORNA A LOS SENSATOS Y ENSORBECE A LOS PENDEJOS… ¿NO SOMOS, ACASO NUESTROS RECUERDOS? MENTIRA QUE UNO PUEDA OLVIDAR CON SÓLO ECHARLE TIEMPO A LOS RECUERDOS…EN POLÍTICA A NUESTRA MANERA, MAYOR, LA AMISTAD DURA LO QUE UN PERIODO DE GOBIERNO, DOS A LO MÁS, PERO EL RENCOR TODA LA VIDA…¿DESCONOCE QUE LO QUE LLAMAN CORRUPCIÓN ES EL ARMA DE LA QUE PUEDE VALERSE, SI LAS CIRCUNSTANCIAS LO EXIGEN, EL PRESIDENTE, QUE LA TOLERA Y AUN LA ESTIMULA? EL PRIMER DÍA. LUIS SPOTA.

                Mis palabras tratarán de no ser dolosas y sí con exceso de respeto a la figura del titular del Ejecutivo Federal, que, como hombre público, está sujeto a la crítica.

1°           Es realmente lamentable la carencia de vocabulario de nuestro señor presidente.

Con esta cualidad negativa se coloca en el segmento de Fox Quesada, Luis Felipe Calderón Hinojosa – que no los quiere ni oler, menos mencionar – y del ex secretario de educación pública – Aurelio Núñez, que no sabía leer.

Y eso que, dice, escribió 7 libros. ¡Ni cómo creerle!

2°           Lo que es más creíble y posible es que haya señalado líneas, proporcionado datos, revisado borradores, colocado su nombre, entregado a la editorial y registrarlos en Derechos de Autor, pero escrito…¡Ni cómo creerle! ¡Ni tantito!

3°           Tapabocas y cubrebocas son palabras/sustantivos diferentes, con usos y significados distintos y que, es muy lamentable, pero no es justificación, muchas personas las utilizan como sinónimos, que no lo son. Aquí está la prueba en sus propias palabras – expresadas el viernes-31 del presente, en juicio sobre la solicitud de amparo de diputados federales del partido Acción Nacional para obligarlo a usar cubrebocas=mascarilla -:

Entonces hagamos un acuerdo. Vamos a apurarnos a acabar la corrupción para que yo me ponga mi tapabocas, para que ya no hable.

¡Ah, qué presidente de la República!

De visión tan limitada y de vocabulario tan corto. Tan pequeños. 

4°           La llamada corrupción no son volúmenes, no son kilos, ni volúmenes, ni cantidades, ni dimensiones cuantitativas. Son valores, actitudes, disposiciones, conductas, comportamientos, cualidades, hábitos, en última instancia. No se pueden desahogar, como tareas, tandas, turnos, jornadas por horarios, diariamente, semanas, quincenas, meses, trimestres, semestres, años, administraciones, ni por individuos, ni grupos. i así fuera, se le entregaría a cada habitante y/o ciudadano, residente, paisano, un volumen de corrupción – el que le toque…y ¡Listo! Se acabó la corrupción. 

El cubrebocas no es tapabocas.

No hay peor ciego, que el que no quiere ver. Ni peor sordo, que el que no quiere escuchar.

 5°            Curiosamente, usando sus palabras: el cubrebocas sí le permite hablar. El tapabocas es un tapón. físico o metafísico – que, por las razones que sean, alguna persona – física y/o moral –  mete en la boca de otra persona para callarla.

6°           Aun más lamentable porque por su desdén, desprecio, rencor, a la par que ignorancia, está generando padecimientos y muertes, agravando la crisis de salud – inicialmente, y generando crisis económica y agudizando la de seguridad, que es permanente – en nuestro país.

7°           Por otro lado, comete, otro, error de visión y de percepción:

La corrupción no es el mayor problema de nuestro país y de nuestra sociedad.

Es la impunidad, que se complementa con el uso sesgado=selectivo de procuración y administración de la justicia y/o colocando la justicia al servicio del poder – político o económico… Uno de los más actuales se está viendo en el caso del ex director de la paraestatal PEMEX, Emilio Ricardo Lozoya Austin –o ERLA -: el titular del Ejecutivo Federal lo está utilizando con fines electorales 2021. Su objetivo no es Peña Nieto. No tendría por qué serlo, pues él facilitó que su llegada al poder fuera tersa, sedosa. Su objetivo final es Luis Felipe Calderón Hinojosa, pues desde su óptica, le arrebató la calificación de la elección constitucional de 2012, y las cabezas principales de la estructura panista de ese momento, y, de pilón, el nuevo partido que está formando en unión de su esposa, Margarita.

Curiosamente, está mal enfocado su objetivo. Las personas que operaron y materializaron todo el proceso y cómo finalizó esa calificación, fueron Vicente Fox, Marthita y la voz de las empresas: Consejo Coordinador Empresarial (CCE), quien fue su presidente ese infausto año: 2006: José Luis Barraza. Por eso el rencor contra el sector empresarial.

Mas así son los rencorosos, y los rencores:  Duran toda la vida.

No importa que, en esta lucha política electoral de rencores, pierda partido, gobierno y el poder, que tanto buscó.  Mas, también, cree que así lo consolidará 

Finalmente, es lamentable el caos en el que está el país en relación con el combate a la pandemia: se ha partidizado y pueden más los caprichos ejecutivos que la realidad=contagios y fallecidos…¿hasta cuándo habrá sensatez, cordura y sentido común?

¿Se les olvidará que con la salud de la población no se juega?