Morelia, Michoacán, 24 de marzo de 2020. En este momento la prioridad es superar la contingencia de salud por el Covid-19, no podemos pensar en un ajuste a la Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos de Michoacán, sino tenemos claridad sobre la temporalidad, alcances e impacto presupuestal de esta pandemia, señaló el diputado Norberto Antonio Martínez Soto, presidente de la Comisión de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública en la LXXIV Legislatura Local en el Congreso del Estado.

Explicó que para el caso del coronavirus, la curva de crecimiento en el número de personas infectadas será inevitablemente exponencial y aún no existe certeza del tiempo que durará, y la preocupación es que se disparé el número de contagios, ante lo que es necesario que todos desde sus trincheras asuman las medidas preventivas.

Ante lo exponencial y variable que resulta este virus, es difícil cuantificar el impacto que tendrá en las finanzas públicas, ante lo que se deben implementar medidas para contener estas afectaciones que ya han sido advertidas, en donde inclusive otros países, ya han adoptado planes emergentes y México debe estar preparado.

Tony Martínez Soto añadió que si bien se debe actuar pronto para reducir los efectos económicos negativos, este plan debe ser en estrecha coordinación con el Gobierno Federal, Estatal y Municipios.

Afirmó que se deben proyectar los escenarios con mucha mesura, ya que si bien algunas acciones y programas de las dependencias estatales no estarán funcionando con normalidad durante esta contingencia, evidentemente la recaudación será muy por debajo de lo aprobado en la Ley de Ingresos para el año en curso, por lo que difícilmente habrá remanentes en la Administración Pública Estatal.

Tony Martínez refirió que el Congreso Local no está en posibilidades de replicar la creación de un fondo para prevenir y atender emergencias como el recientemente aprobado por la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, ya que gran parte de los ingresos de Michoacán son aportaciones que no son de libre disposición y participaciones federales.

“Pensar en la suspensión del pago de impuestos locales representaría poco y repercutiría mucho para las finanzas públicas”, advirtió.

“Autorizaron al Gobierno Federal para obtener montos adicionales de financiamiento, que constituyen este nuevo Fondo de Emergencia, hasta por 180.7 millones de pesos, lo cual no podría pasar en Michoacán, ya que los ingresos de fuentes de origen estatal representan el 5.11% de nuestro presupuesto anual, máxime, los impuestos locales solo corresponden al 2%; mientras que el mayor ingreso de la Federación se obtiene de los impuestos federales -ISR, IVA e IEPS- que corresponden a poco más del 60% del presupuesto total del país”, expresó.

Tony Martínez confió en la sensibilidad de las autoridades ante esta pandemia mundial, “en el caso de nosotros, hay voluntad en el Congreso del Estado, para evaluar y apoyar un plan estatal integral que rescate de la crisis económica que se ve venir a los michoacanos, los comerciantes, las pequeñas y medianas empresas locales, pero en este momento, lo principal es preocuparse por la salud de la población”.