Por Héctor Torres

Nefastos, déspotas, soberbios, altaneros y groseros son los epítetos con los que un proveedor define al tesorero, Alberto Gabriel Guzmán Díaz, y a la directora de Egresos, Laura Teresita Herrera López, a lo que añade que se niegan a pagar deudas institucionales y los acusa de denigrar la administración municipal.

En una misiva el proveedor, del que nos reservamos su nombre para evitarle represalias, dice que es de Morelia, aquí vive, y puntualiza que en la administración independiente hay funcionarios nefastos, déspotas, soberbios, altaneros y groseros que están defraudando la confianza de la ciudadanía, “pero la mía en particular”.

Y se refiere específicamente al Tesorero Municipal, Alberto Gabriel Guzmán Díaz, y a la directora de Egresos Laura Teresita Herrera López, servidores públicos que en lugar de cumplir con su obligación, como debe ser, están entorpeciendo la buena marcha de la presidencia municipal.

Los acusa de sembrar el burocratismo, hacer tortuosos los trámites y, lo que es peor, no pagan las deudas institucionales.

Indica que esos funcionarios son un ejemplo claro y viviente del tortuguismo administrativo, denigran al gobierno municipal, engañan a los proveedores, no quieren pagar los compromisos y “nos tratan como limosneros”.

Estos funcionarios, afirma, son una vergüenza “nos traen con mentiras, con engaños y no quieren pagar ni cumplir con los compromisos. Son un lastre para la presidencia municipal, son una vergüenza para Morelia”.