Morelia; Michoacán, 12 de marzo de 2019.- Con el objetivo de contribuir a la igualdad y visibilización de las mujeres, a través del lenguaje incluyente, con el que se elimine la exclusión de grupos y personas, el diputado Octavio Ocampo Córdova presentó una iniciativa de reforma a la Ley Orgánica Municipal del Estado, con la que se busca fomentar la cultura de respeto y la inclusión social, como prerrequisito para el desarrollo de la sociedad.

Al hacer uso de la tribuna de la LXXIV Legislatura local, el diputado integrante del Grupo Parlamentario del PRD enfatizó que la iniciativa que presenta, tiene como la finalidad resarcir el rezago en materia de igualdad de género.

Octavio Ocampo refirió que esta iniciativa fue un compromiso que hizo con la población durante su campaña, con la finalidad de garantizar desde la Ley Orgánica Municipal un lenguaje incluyente, aunado a las acciones que deben reforzarse en nuestra sociedad para seguir cerrando filas para erradicar la violencia contra la mujer en todas sus formas.

Recordó que aunado a esta iniciativa, también presentó una propuesta para que se cree una Unidad de Género en el Congreso del Estado y reiteró que su compromiso es impulsar propuestas que actualicen la legislación estatal con perspectiva de género.

El diputado local por el Distrito de Huetamo hizo mención que “en la ley debe existir un lenguaje incluyente, para lograr desde la misma la igualdad sustantiva y de género, así como evitar cualquier acción que sea discriminatoria”.

Dichas reformas, puntualizó son necesarias para empoderar a la mujer en todos los ámbitos; y recordó que la Ley Orgánica Municipal del Estado de Michoacán vigente, se publicó en el 2001 y después de 38 reformas, muy pocas han sido en materia de género, precisamente la más reciente se ocupó del tema.

Por lo anterior y con el ánimo de continuar con las acciones legislativas que contengan y reviertan la tendencia alarmante de abusos y discriminación hacia las mujeres, es que plantea el legislador presidente de la Comisión de Régimen Interno y Prácticas Parlamentarias dicha propuesta, al referir que erradicar la violencia contra la mujer es tarea de todos.

“El lenguaje incluyente es un elemento de cambio, al permitir la concientización de la inclusión, dejando atrás la discriminación y el lenguaje androcentrista. Esta amplia reforma se ocupa de darle un lenguaje incluyente a toda la ley, es por eso que implica la revisión de todos los artículos y la modificación de un cincuenta por ciento de la norma”.

Con ello se busca disminuir las desigualdades de género que ha sido muy marcadas a lo largo de la historia, ya que el lenguaje no incluyente reproduce el androcentrismo y se convierte en una vía principal para emitir y reproducir prejuicios y estereotipos discriminatorios.

“El lenguaje no incluyente, es un espejo de discriminación y prejuicios que marcan la pauta en una sociedad desigual. Pero la lengua en sí, no es discriminatoria, es la manera de usarla lo que es discriminatorio al ser el reflejo de una sociedad que todavía tiene un largo camino por andar para lograr la igualdad”, finalizó.