Por Héctor Torres

De acuerdo con documentos de la secretaría de la Contraloría de Michoacán, la administración municipal de Alfonso Martínez Alcázar, hoy candidato independiente que busca la reelección, tendrá que devolver más de 24 millones de pesos a la Tesorería de la federación, debido a irregularidades en la obra del río Chiquito.

Con ello, a los 13 millones de pesos señalados por la Auditoría Superior de Michoacán, se suman los más de 24 millones –de un total de 28 recibidos–, que la Secoem  señala que el ayuntamiento debe devolver a la Tesorería de la federación.

Se desconoce si la administración municipal independiente ya regresó esos recursos, pero lo cierto es que en la  obra se utilizaron millones de pesos de manera irregular.

Son, de acuerdo con esos documentos, “Pagos improcedentes por conceptos contratados no ejecutados, por  4 millones 570 mil 82 pesos”, y “Pagos en exceso por volúmenes adicionales no autorizados, por un importe de 15 millones 100 mil 294 pesos”.

La inspección física que llevó a cabo la Secoem en las obras del Parque Lineal del Río Chiquito detectó la  existencia de volúmenes contratados pagados no ejecutados.

Mientras que en el segundo se indica que “existen diferencias entre los volúmenes contratados y los pagados, originando el pago de volúmenes no autorizados”.

Asimismo, en “Pagos improcedentes por conceptos pagados no ejecutados por un importe de 2 millones 356 mil 173 pesos” se puntualiza que, tras la revisión de las obras, “no se acreditó haber realizado el sansablasteo y recubrimiento epóxico”. Y el documento “Incumplimiento a las recomendaciones emitidas por Conagua por un importe de 2 millones 291 mil 564 pesos” resalta que “el Ayuntamiento no acreditó el cumplimiento a lo dispuesto en el permiso para la construcción o modificación de obras en zonas federales”.

Es decir, la Secoem corroboró que el ayuntamiento cometió irregularidades como las de pagar trabajos fantasma o por materiales que nunca llegaron, y, además, incumplió las normas federales de ejecución de obra.

Asimismo, otras irregularidades se refieren a  incumplimiento de documentación o de plazos, documentación alterada o poco confiable, confusión de fechas.

Además, precio altísimo en las bancas del Parque Lineal del río Chiquito que costaron más de 53 mil pesos cada una de ellas y son 33 y diez más jamás se colocaron.

Aunado a ello, sobreprecios  de 71% en materiales en el puente de Ventura Puente; un aumento de 107% en los materiales del puente Isidro Huarte, un aumento de 117% en el puente peatonal de José Rentería-Ventura Puente y un aumento de 128% en el puente peatonal Ventura Puente-Isidro Huarte.

El despilfarro por los puentes, según este documento, llega a un total de 5 millones 898 mil 979 pesos.

En el Programa de Desarrollo Regional Turístico Sustentable y Pueblos Mágicos 2016 de la Secretaría de Turismo federal, tanto la  ASM como la Secoem detectaron que la administración del edil con licencia Alfonso Martínez falseó algunos documentos.