Morelia, Michoacán, a 12 de agosto de 2020.- El confinamiento y ahora la Nueva Convivencia por la pandemia de COVID-19, ha llevado a que los registros por violencia doméstica en el Estado registren un incremento de hasta 45 por ciento, reconoció la secretaria de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres (Seimujer), Nuria Gabriela Hernández Abarca.

Durante su participación en el ciclo de conferencias “La violencia familiar en Michoacán en el contexto del COVID-19”, organizado por el Poder Judicial, Hernández Abarca advirtió que más de 90 por ciento de la violencia contra las mujeres se desarrolla al interior de los hogares y con personas cercanas a ellas.

“El COVID-19 no es el único enemigo que enfrentan las mujeres, ellas están conviviendo con su agresor y no siempre tienen la autoestima o autonomía económica que les permita buscar ayuda”, afirmó.

Destacó el papel que juegan las y los juzgadores para lograr que las mujeres accedan a una justicia con perspectiva de género.

“La invisibilidad de la violencia está relacionada con el hermetismo de la institución familiar y la creencia de que los hechos que ocurren pertenecen al ámbito de lo privado y ahí se deben mantener”.

Indicó que, desde el Gobierno del Estado, a iniciativa del Gobernador Silvano Aureoles Conejo, se puso en marcha el Protocolo de Atención para Mujeres Víctimas de Violencia de Género durante el COVID-19, a través del cual se han logrado articular acciones que permitan atender de manera transversal a las michoacanas que estén viviendo en una situación de riesgo.

Durante la conferencia participaron jueces, juezas, actuarios, proyectistas y juristas.