Morelia, Michoacán, 18 de junio de 2020. Del medio millón de expedientes en el haber del Banco Nacional de Datos e Información sobre Casos de Violencia contra las Mujeres (BANAVIM), el 93% se refiere a procesos de violencia familiar, razón por la que Alfredo Ramírez Bedolla presentó una reforma para perseguir de oficio este delito.

Michoacán es el tercer estado del país con mayor incidencia de mujeres víctimas de homicidio doloso, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), por lo que es pertinente reformar el Código Penal del estado para que la violencia familiar pueda ser perseguida y  sancionada sin necesidad de que haya una denuncia, puntualizó el legislador de Morena.

Alfredo Ramírez puntualizó que la  reforma permitiría que los casos sigan su curso legal de oficio y los agresores reciban una pena equivalente a sus acciones; “si conseguimos que la violencia de género en el hogar no quede impune, podremos evitar que las agresiones cometidas escalen al nivel de feminicidio”, recalcó.

Con el objetivo de que la impunidad no aliente la práctica recurrente de la violencia en el hogar, el diputado de Morena plantea que  no se podrá otorgar el perdón por parte del ofendido en favor del agresor en ninguna circunstancia, con la finalidad de salvaguardar debidamente los derechos de las víctimas.

Al presentar su iniciativa en el pleno de la LXXIV Legislatura, Alfredo Ramírez afirmó que una reforma de esta naturaleza será coadyuvante en la protección de las mujeres como medida de prevención y abona a lograr el objetivo principal: garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.

La propuesta de reforma al Artículo 178 del Código Penal de Michoacán fue suscrita por diputados de Morena, PRI, PAN, y de la representación parlamentaria, quienes subrayaron su relevancia para desterrar la violencia de género del ámbito familiar.