POR  SAMUEL MALDONADO B                                                                                                                                                                                 20 DE MAYO DE 2019

CRESCERE  0 DECRESCERE

Las estadísticas nacionales relacionadas con asaltos, robos y asesinatos múltiples no son nada satisfactorios para los mexicanos en lo  general, pero sí para aquellos finitos seguidores de alto y bajo cuello, pertenecientes al neoliberalismo mexicano y que en  los pasados y recientes años terminaron por debilitar y entregar las principales industrias que tenía el país a las manos de extranjeros asociados con los criollos, que casi acabaron con la economía nacional, dejando la arcas de la tesorería nacional, no solamente vacías sino que heredaron al actual gobierno una deuda enorme que será pagada por todos los ciudadanos de una manera u otra.

Andrés Manuel, hasta  ahora, ha mantenido una conducta más que prudente con todos esos exterminators que no lograron el objetivo de terminar con el nacionalismo. En lo general, estoy seguro que al conocer de su debacle, esas anteriores autoridades nacionales se cimbraron de miedo al conocer los resultados arrojados por las urnas electorales, que abrumadoramente dieron el representante del Movimiento de Renovación Moral y de sus adláteres partidos.

El emblemático Peje (con todo mi respeto) no ha parado de caminar por todo el país; viaja  de noche  para estar, al día siguiente reunido no solamente con las masas, sino que empuja a los gobernantes estatales y municipales, mismos que seguramente (los menos) ya tienen callos en los pies por tanto caminar al paso del Andrés Manuel.

En el plano internacional, la relación diplomática con el presidente de Los Espantados Unidos, si no excelente, ha sido muy buena y sobre todo, contrario al comportamiento miedoso del pobre Peñita.

Resalto la relación prácticamente cotidiana con todo el sector informativo, a quienes les da respuesta diaria y personal a todos los cuestionamientos de los periodistas que  llegan a Palacio Nacional de madrugada para enterarse de las actividades y problemática existente en el país. Cuando a las preguntas de los informadores no tiene respuesta, ofrece informarles al día siguiente.

 Con relación a los hombres del dinero (industriales, banqueros, mineros… extiende su mano y mantiene una buena relación de respeto con este sector, pero principalmente mantiene su presencia con el pueblo, con los desplazados de siempre en forma directa, con las autoridades gubernamentales y presidentes municipales.

En la otra cara de la moneda,  tiene una conducta de respeto hacia los que ahora son los desplazados del poder político, y que en forma genérica, considero  que ya sería la hora de pedirles rendición de cuentas; de preguntarles e investigar de dónde sacaron los enormes recursos económicos que detentan y en que paraíso económico los esconden.

Para un buen número de mexicanos, para millones de mexicanos, sería muy satisfactorio que Andrés Manuel preguntara y luego nos informara en o adonde, pararon las toneladas de lingotes de oro que en sexenios anteriores se ubicaban en la bóveda del Banco de México.

 ¿Cuál sería la verdadera razón para desaparecer esas 4 034802 onzas de oro, con un peso total de 125 toneladas , que se encontraban en la bóveda del Banco de México, que ahora es, creo,  administrada por personal totalmente independiente del gobierno nacional?

¿Recuperará Andrés Manuel el control de la administración que alguna vez tuvieron presidentes anteriores?