SAMUEL MALDONADO B. 

TRUMP, PANDEMUS Y GOLF

Si algún lector de esta Columna  semanal, considera que la Pandemia que azota – no solamente a México- sino que esta presente prácticamente en toda  la esfera terrestre, no nos preocupa, está equivocado o bien, me atrevo a asegurar que vive en otra galaxia. Hay preocupación y mucha, aun cuando no hayamos sido contagiados, y  ni demostrado nuestro “susto”, pues la misma si que  nos tiene medio asustados y prácticamente confinados, encerrados en nuestros hogares.

Esta pandemia no respeta a nadie, sea rico, pobre o archimillonario, por lo que  este fenómeno nos ha obligado a cambiar nuestras conductas, ha incrementar nuestra paciencia y sobre todo, el de seguir al “pie de la letra”, las recomendaciones que científicos y expertos en la materia, nos transmiten a través de  los múltiples  medios de comunicación en forma constante.

El sólo hecho de salir de casa, sin usar tapabocas, ya es un riesgo de contagio, y por lo mismo, obligados estamos a obedecer las instrucciones del gobierno  mexicano expuestos por los científicos, instrucciones que se publicitan por todos los medios de comunicación en forma constante y clara en todo el territorio mexicano.

¡Por el momento, “no hay remedio en la botica” y si es necesario “salir de casa”, utilicemos nuestros tapa bocas o con cuidado  mantengamos las distancias de otros transeúntes, y ya de regreso a nuestros hogares, desinfectar nuestros zapatos o bien, dejarlos en un sitio muy cercano a la puerta de salida,  y ya dentro de la casa, andar descalzos o bien, utilizar huaraches, pantuflas o sandalias.

En forma genérica, los mexicanos tenemos la particularidad de ser ingeniosos, de que todo podemos resolver rápidamente,  pero esa chispa particular, ese “ingenio”  natural del mexicano, de repente nos falla y rápidamente  traspasamos los límites y con nuestro virus, provocamos contagios multiplicando las áreas de infección.

En los Espantados Unidos, pero principalmente en su mediocre Presidente, las cosas no le van bien, pues seguro consideró (supongo) que  por ser el presidente de su poderoso país, a la la pandemia le dio poca importancia y irse a jugar Golf  el fin de la semana, por lo que fue centro del fuego  lanzado éste, por la opinión  pública de la gente que, se supone, es gobernada por el anti carismático personaje.  Cabe resaltar que aún cuando hay fotografías de él jugando golf, indicaba que eran “falsas  y corruptas”.

Cabe señalar que, precisamente cuando en los Espantados Unidos, casi rebasaban la la suma de los once mil fallecidos por esta pandemia Universal, el presidente de los Espantados Unidos, descansaba de sus “fatigas del reposo” se fue a ” jugar golf, en una cancha de Virginia.

En su defensa pública, indicó que seguramente habría comentarios negativos por su salida al campo de Golf y reiteró que, además, dijo, cito: “Lo que no dicen es que fue mi primer juego de golf en casi tres meses  y, si esperaba tres años, harían sus habituales piezas castigadoras de todos modos”.  

Cabe señalar que las groserías comentadas por Trump a peñita como presidente y colega, provocaron vergüenza a los mexicanos, aún cuando sabíamos de la incapacidad y cobardía de éste ridículo peñita y su nulidad como presidente de nuestro país.

Seguramente que por su deleznable conducta como presidente de los poderosos Estados Unidos, la mayor parte de los estados del coloso norteño, no repetirán   el error cometido en las elecciones que lo hicieron llegar a la Casa Blanca, en los Estados Unidos.

¡Sería un verdadero milagro si este Presidente, fuera reelegido!