*Fernando Hernández García es ahora mercenario del edil de Ciudad Hidalgo, Michoacán.

El día de ayer, miércoles 30 de agosto por la tarde, diligentemente acompañados por el director de seguridad pública, marcharon 230 personas en Ciudad Hidalgo, Michoacán, la inmensa mayoría empleados del ayuntamiento que encabeza Rubén Padilla Soto, el represor que al frente de su policía apaleó a modestos comerciantes, les destrozó sus puestos y les robó su mercancía.

La deslucida marcha clamaba por “paz” sin reparar en que el principal promotor de la violencia en Cd. Hidalgo es precisamente Rubén Padilla Soto. Una marcha que bien pudiera llamarse “escupiendo al cielo”.

Al frente de la marcha y haciendo esfuerzos por animar a los asistentes, estaba un conocido vendedor de lotes ajenos, un defraudador que, cogido en raterías, hace siete años fue expulsado por la Dirección Nacional del Movimiento Antorchista y que se llama Fernando Hernández García.

En virtud de que la Secretaría de Gobernación no ha cumplido con su solemne promesa de intervenir para detener la represión y garantizar una forma digna de ganarse la vida para los comerciantes, víctimas de la violencia oficial, el Movimiento Antorchista Michoacano, prepara ya la realización de la marcha pospuesta en días pasados y, por tanto, 10 mil michoacanos marcharán en los próximos días en Ciudad Hidalgo, Michoacán.

A continuación los testimonios gráficos del mozo de Rubén Padilla Soto y su concurrida “marcha por la paz”.