¡ DESEDUCACIÓN DEL ESTADO¡

 Por SAMUEL MALDONADO B.

¡A lo largo de muchos años ha, he burilado esta columna política denominada “Repercusiones”. Raramente he escrito sobre la conducta  del magisterio nacional y de la autoridades locales y estatales, precisamente por los agrios y falsos comentarios que, prácticamente a diario, se publicaban en contra de mi persona y de la administración pública que yo presidí, cuando tuve la oportunidad de  representar al gobierno de la Capital Michoacana.

En México, tenemos hoy un gobierno nacional prudente, que informa diariamente y a temprana hora a la población en lo general de lo que acontece o de lo que tiene en mente realizar como máxima autoridad. Me han causado sorpresa sus “desmañanadas” horas  en las que comienzan las labores presidenciales, algunas veces con el gabinete en pleno y otras informando personalmente a un extenso grupo de periodistas de las actividades diarias realizadas y por realizar, que ordinariamente viene realizado y, por lo mismo, destaco su paciencia y su prudencia, sobre todo (en los últimos días) con el movimiento magisterial denominado “Democrático”, mismo que durante los dos primeros meses del presente sexenio,  ha incrementado sus “marchas y tomas” defendiendo tanto las canonjías obtenidas como abusando de las mismas, sin entender  (o haciéndose los desentendido o ignorantes) de los graves daños que ha provocado a la población infantil principalmente  (por el cierre de escuelas) y comercial (sobre todo), más las molestias que de este problema se derivan hacía a la ciudadanía en lo general, ante la apatía del gobernante estatal.

Pocas veces ha sido mi tarea la de criticar el comportamiento de una autoridad elegida por el voto ciudadano, pero ahora me parece inadecuado, y con frecuencia ridícula y risible, el actuar del gobernador michoacano, mismo que con el nuevo Presidente, ha preferido desatender  los compromisos y funciones contraídas cuando protestó cumplir y hacer cumplir la Constitución Política del Estado, pues obligado está quien moral y realmente se considere ser  gobernante de un Municipio, de un  Estado o de la República Mexicana.

Por su comportamiento deduzco  que Silvano ha demostrado muy poco interés en los asuntos del Estado; hace dos años, soñando con la Presidencia de la república, paseó por diferentes estados haciendo proselitismo electoral; hace varios días, pasó más de una semana de vacaciones en el extranjero y su alejamiento permitió (o dejó al garete el problema magisterial y prácticamene lo “endosóselo al gobierno de la República” prácticamene en forma descortés (por decir lo menos) o inmoral, rompiendo unilateralmente un compromiso contraído. ¡Su comportamiento en el gobierno michoacano es observado por la opinión pública y por  los periodistas, y es poco favorable para la población y el Estado.!

Cierto es que el problema educativo nacional surgió desde hace ya varios sexenios y se debe tanto a los gobiernos federales como a los gobernadores de los Estados , mismos que aplaudían todos los errores cometidos por los Secretarios de Educación Pública, quienes aplaudieron en en su momento la reformas capitalistas de los últimos gobiernos priistas.

Indiscutiblemente que el magisterio nacional poco cree en los gobiernos federales; los movimientos realizados en 2016 a 2018 desconfiaban totalmente de las promesas presidenciales, así como ahora desconfían del gobierno de  Silvano Aureoles, quien como fantasma  se aparece de repente en las oficinas gubernamentales.