Morelia, Michoacán, a 11 de enero de 2021.- Con obras como el sistema de agua potable de San Pedro Chicacuaro o los colectores sanitarios en Lomas de la Maestranza y Santa María-Casa de Gobierno-Río Grande, en los últimos 5 años en la capital del estado se han invertido recursos superiores a los 93 millones de pesos, aplicados en materia hídrica por el Gobierno de Michoacán.

Principalmente enfocada al desarrollo de infraestructura de alcantarillado y de abasto del vital líquido, la administración del Gobernador Silvano Aureoles Conejo ha llevado a cabo 33 acciones y proyectos con los que ha sido posible beneficiar directamente a 261 mil habitantes.

Mediante la Comisión Estatal del Agua y Gestión de Cuencas (CEAC) se construyó en Morelia el colector general norponiente con un monto de 24 millones 852 mil pesos y el colector sanitario Santa María-Casa de Gobierno-Río Grande, que entre los años 2017 y 2019 se realizó con 15 millones de pesos.

Otros lugares de la capital que también fueron favorecidos con colectores sanitarios fueron Lomas de la Maestranza, con casi 5 millones 500 mil pesos; la calle Jardín de los Cerezos, en Ampliación Jardines de Santiaguito y las colonias Jorge Obispo, Resplandor y Nuevo Horizonte.

También se llevó a cabo una red de drenaje en Lomas de la Aldea; en Tres Puentes un colector de drenaje pluvial, en las calles Puente del Márquez y Puente de Tecolutla; la red de alcantarillado sanitario en la colonia Humberto Gutiérrez y un colector y desazolve del canal Arroyo Blanco; además de la rehabilitación electromecánica y obra civil del cárcamo de bombeo pluvial Pirindas.

En materia de acceso al vital líquido, la CEAC realizó la construcción de la red de agua potable para Ampliación Lago I, Gertrudis Sánchez, Valle de los Manantiales segunda etapa y Wenceslao Victoria, con recursos por 3 millones de pesos.

Asimismo, se ejecutó el sistema de agua potable en Loma Bonita y Brisas del Sur primera etapa; se llevó a cabo el equipamiento de un pozo profundo y la red de agua en Lomas de la Aldea y, la perforación de otro pozo en Atapaneo.

Mientras que se instaló una línea de conducción del pozo El Retiro-Río Grande hacia un tanque en Lomas de Morelia; se construyó el sistema de agua potable de San Pedro Chicacuaro, se suministraron micromedidores para tomas domiciliarias y se equiparon depósitos de agua y lavamanos en espacios públicos.