Por Vicente Estrada Torres.

Los tiempos políticos de nuestro país son inciertos y más cuando tenemos un gobierno que camina muy errático y sin contrapesos, porque esta elección nos dejó a los mexicanos una lección al darle a una sola persona todo el poder,  con un gobierno que teniendo en esa decisión de la gente,  la oportunidad real de cambiar lo que tanto se pregonó en campaña;  pero que al querer implementar los tan cacareados cambios, tenemos una improvisación que raya en lo demente, porque van de equivocación en equivocación  y en lugar de reconocer esto y poner un gabinete que tenga experiencia, conocimiento y vocación, se la pasan denostando todo aquello que no se ajusta a su muy difícil forma de ver las cosas, generando una desconfianza en los sectores que generan los empleos y que son los que invierten en nuestro país.

Pero no solo es culpa del gobierno actual, si no de aquellos políticos que militan en partidos diferentes al gobernante que por miedo a ser investigados están dejando muchos huecos sin llenar y que antes estaban cubiertos por los opositores al gobierno para generar contrapesos. Nada menos hay tenemos al mismo AMLO que ahí si hay que reconocerle que como contrapeso fue excelente y en esta generación de contrapesos tenemos ya en puerta el cambio de dirigentes en varios partidos políticos, entre ellos el Partido Revolucionario Institucional, del cual hablaremos esta vez.

Y bueno iniciaremos con la publicación de la convocatoria, donde se asume que esta vez se hará por consulta a la base, pero sin tener hasta esta fecha la certeza del padrón con el que se realizará dicha elección,  porque en este momento simplemente se tiene un padrón que el INE no validó y del que se hablaba de más de 6 millones de militantes, que no aguanto el escrutinio del órgano electoral, además de no cubrir con las condiciones del INE PARA QUE ESTE LLEVARA A CABO LA ELECCIÓN, de cobrar por hacer la elección de acuerdo al número de militantes que daba el padrón de afiliados al PRI. Y la decisión final fue que se llevara a cabo con un padrón de un poco más de 1 millón de afiliados, aunque se supone que se estaba llevando a cabo un programa de afiliación, que tengo entendido se suspenderá, hasta que pase la elección.

Con la publicación de la convocatoria han surgido ya personajes, que han levantado la mano para buscar ser el nuevo presidente de este instituto político todavía el más importante del país, aunque esté pasando por un mal momento, al haber bajado alarmantemente su representación en las cámaras del Congreso, pues la ciudadanía no le perdono el mal gobierno que tuvo encabezado por Enrique Peña Nieto, donde el propio PRI se dio el lujo de investigar a sus militantes, que estaban en puestos de elección y meter a muchos al bote por corrupción, sin tocar a ningún personaje de oposición, queriendo aparentar que la limpia se empezaba por la propia casa,  cuestión que hubiera sido bien vista por los propios priistas, si no se hubiera quedado en la pura investigación, pero sin darle certeza en las investigaciones de la corrupción que salió a la luz del propio Enrique Peña y su esposa,  además de algunos de sus colaboradores cercanos, que se quedaron impunes y que la ciudadanía sometió a voto de castigo al  PRI.

Nadie le comprobó nada a EPN y esposa, pero la nula forma de informar a la ciudadanía sobre estos asuntos, porque simplemente la presidencia no tenía un equipo eficiente y eficaz en informar, solo se dedicaban a comunicar mediante boletines y los boletines, no daban suficiente confianza ni certeza de dar información verdadera, por lo tanto, cuando se vino la elección Enrique Peña, a través de su gente cercana como Luis Videgaray, se blindó y vendió la elección con López Obrador, haciéndose una elección de estado, pero esta vez haciendo ganar al enemigo más odiado por el gobierno en turno, pero poniéndole todo el dinero de los programas federales a disposición, así como también los convenios de publicidad que tenía el gobierno, para que se hiciera una amplia campaña, en favor del candidato de MORENA, y así comprar impunidad para él y su equipo.

Ahora para la elección del presidente del PRI, ya se apuntaron cuando menos ante los medios de comunicación el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno, el tristemente célebre exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, un político potosino que pertenece a la nomenclatura priista de nombre Martel Buenrostro y Jose Narro Robles, ex rector de la UNAM,y exsecretario de salud, en el gobierno federal,  y dos mujeres que le vienen a dar sabor a la elección: la primera sobrina del líder campesino cenecista yucateco,  Victor Cervera Pacheco de nombre  Ivonne Ortega,  y una segunda mujer, una política sin mucho nombre en el partido pero que finalmente se anima, a buscar aunque sin mucho éxito, porque la verdad no es fácil lograrlo.

De estos candidatos a suplir a Claudia Ruiz Massieu ya empezaron a moverse los aspirantes  y quien ya presume el apoyo del total de los gobernadores emanados del PRI, encabezados por el gobernador del estado de México, Alfredo Del Mazo Maza, tan es así que ya solicito licencia a su cargo de elección de gobernador, para recorrer el país y dar a conocer al famoso ALITO, quien también ya se empezó a manejar como el favorito de AMLO que aspira a tener un aliado de morena en el PRI  y pudiera usted decir y que tiene que ver AMLO en el PRI pues eso mismo nos preguntamos nosotros, pero ante la debacle electoral, a lo mejor Alito está buscando ser cercano al presidente AMLO, para tener un camino pavimentado hacia la presidencia del PRI, porque sin verificar esto que les diré, pero ya AMLO platico con los gobernadores priistas para que apoyen a Alito, además de tener seguramente el apoyo de Enrique Peña, quien aspira a seguir manejando el PRI, para tener un partido cercano al gobierno que lo siga defendiendo.

De Jose Narro, solo les diré que es alguien que dice ser priista, pero que a nadie le consta que si lo sea, o al menos en activo porque nunca lo hemos visto hacer trabajo de partido a ras de piso  y todavía no se manifiesta ningún priista de los que se han beneficiado a manos llenas de gobiernos priistas,  pero que se auto nombran defensores de los que menos tienen, por lo pronto no le vemos todavía que pueda ser apoyado con éxito en contra de la nomenclatura, que aunque fue la que  hundió al PRI, siguen con cargos de elección popular donde se maneja presupuesto, que considerando que el dinero es el que mueve la política, pues estamos ante el umbral de que sea ungido quien finalmente traerá el resorte que hará que la balanza se incline a favor: la lana.

De Ivonne Ortega, aunque es una mujer que tiene reconocida militancia priista, además ya fue diputada, gobernadora, secretaria general del PRI, no trae el apoyo de algún grupo poderoso del priismo  y eso la detiene en su aspiración aunque considero que los méritos si los tiene, para dirigir al priismo en su lucha, habrá que ver si cuenta con mujeres con arraigo dentro del priismo nacional, que la arropen y la acompañen en esta campaña que creo vale la pena seguirle el paso, pues es un inmejorable cuadro dentro del PRI.

De los otros aspirantes no creo tengan ninguna chanza, pues gentes como Ulises Ruiz que ahora que ya no tiene ninguna caja económica de la que echar mano, ahora si quiere hablar de democracia y que cuando tuvo cargos desde donde pudo hacerlo, no se le ocurrió porque el poder y el dinero no le dejaron ver que el llego así, siempre por el favor de algún padrino con poder y dinero. El señor Martel, no creo tenga nada que hacer y creo estos últimos andan únicamente para que no los dejen afuera en el futuro de alguna posición pluri, por que no veo alguna otra circunstancia. Porque ir a buscar una posición de elección de mayoría lo dudo que los dejen y que ganen.

Otra preocupación para los priistas, deberá ser que la militancia entienda esta segunda vez, o segunda oportunidad, que la democracia les da la oportunidad de seguir existiendo, con aceptación de los que alguna vez le dieron su confianza y su tiempo, pero que se decepcionaron, cuando vieron que nunca les darían una oportunidad si no tenían algún padrino con poder que les exigiría obediencia a ciegas, aunque a veces vaya en contra de los principios más elementales de un hombre o mujer de bien  y el riesgo mayor es que no entiendan que tienen la oportunidad de hacer valer su voluntad, pero no entienden y estoy seguro que esperaran a que les den línea y esperar para irse a la cargada.

Pero como tampoco tiene el PRI en este momento, poder para darles  promesas de posiciones de poder, se tendrá la elección de un ungido desde las cúpulas y lo demás será validarlo, ante las autoridades electorales y quién sabe si se entienda que esta segunda oportunidad es para aprender de los errores y hacer verdaderamente un partido político, que represente a todos ante un gobierno, rencoroso y vengativo pero sin un verdadero liderazgo , dudo que Enrique Peña tras bambalinas, pueda llevar a buen puerto a este partido que sigo considerando el más completo, con unos estatutos excelentes, pero que muy pocos conocen  y aplican. Solo se sirven de él.

Aquí en Michoacán con la actual dirigencia QUE ES COMO EL PAN BIMBO, que ni siquiera atiende a su militancia y como únicamente atienden en ratos y se tiene disfrutando del dinero de las prerrogativas económicas a  un equipo cercano al presidente actual y a algunos amigos de  los grupos de poder dentro del PRI, por decirlo decentemente, seguramente se irán por donde les indique la línea y esto seguramente les pronostico que irán con Alejandro Moreno  Cárdenas (Alito), siguiendo la línea y con Narro seguramente irán las gentes del ex senador  Ascensión Orihuela, pero con la consabida elección desde ahora ya definida,  que el ungido será sin temor a equivocarme el señor de Campeche ALITO.

Gracias, hasta la próxima.